martes, 14 de mayo de 2013

Tormenta

La luz se escapa de mis pupilas
ahora la bombilla intenta paliar la falta.
Los comercios cierran y los niños abandonan las canchas.
Todo bañado por la naranja luz artificial,
por el miedo a la oscuridad,
malditas fobias....
Ahora todos corren
y yo desde mi ventana admiro
no solo el estupor de una inesperada tormenta,
observo caras de asco por la sorpresa
observo alucinación en los ojos de los incautos
y marginación en la de los chiquillos
que, atrapados por la orden de su madre
no pueden disfrutar, saltar y correr entre las gotas
que el cielo nos regala.
Por eso supongo que furioso nos avisa con truenos
que no neguemos de Natura...
Pero que hacer, si como hormigas nos refugiamos
y entramos en nuestras cálidas celdas...
¡Ya parará de llover!

No hay comentarios:

Publicar un comentario